Nos detenemos en una vocación espectacular y muy querida, el sacerdocio

El mundo se encuentra muchas veces dividido. La separación nos hace sufrir. La distancia provoca soledad, y la soledad tristeza. Cuando encontramos personas separadas por un acantilado peligroso la solución es un puente, que permita el encuentro con los que antes estaban alejados, el intercambio, e incluso la amistad

Pero… ¿qué pasa cuando la distancia es aun mayor? ¿Cuando es tan grande como la que hay entre el cielo y la tierra? Es entonces cuando Dios elige a algunas personas a las que capacita para construir los puentes necesarios para que Dios se comunique con nosotros y nosotros con Dios. El sacerdote se convierte así en el mejor puente que nos pone en relación con el cielo.

Y… ¿cómo puede conseguir hacer esta impresionante obra de ingeniería? ¿Con qué medios cuenta para realizarlo? Pues con sus tareas de cada día. Vive en medio del mundo, pero en lugar de identificarse con él, quiere cambiarlo. Para ello comparte todos los sufrimientos desde la enfermedad hasta la soledad de quien pasa más desapercibido en nuestra sociedad. El sacerdote acoge, sirve e intenta alegrar a todos, desde los más pequeños a los más ancianos…

Es así como forma parte de cada familia a la que se acerca. Ayuda al nacimiento de nuevos cristianos poniendo la vida de Dios en los que reciben el bautismo. Enseña la fe a quienes quieran escucharla. Penetra todos los secretos y perdona todas las ofensas. Conduce a las comunidades para que se encuentren con el Señor. Con ellos celebra y ora.

Y en la soledad con Jesús va encontrando aliento para tatar de indentificarse con él y continuar siendo puente, siendo expresión del Señor en la tierra, de modo que cuando le miren puedan saber que Dios está cerca de ellos, que les quiere y acompaña. El sacerdote ayuda a que muchos se acerquen a Dios.

Qué vida la de aquel que hace de puente entre Dios y los hombres…  ¡Puede ser la tuya! ¡Sacerdote de Jesucristo!

“Nada hay en la tierra tan sublime como el ministerio sacerdotal” San Juan de Ávila

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies